Una campaña electoral cualquiera

Dos senadores recorrían una ciudad del interior en plena campaña electoral. Llegan a una escuela donde necesitaban sillas, mesas y computadoras.

Uno de los senadores le explica al director que cuentan con un presupuesto limitado y que no pueden garantizarle nada. Después se trasladan a la cárcel y el director les pide camas y alimentos para los reos. El mismo senador se compromete a conseguir el suficiente dinero para cubrir las necesidades y construir una piscina, una cancha de fútbol y poner cable en todos los televisores.

De regreso al Congreso, el otro legislador le pregunta:

– ¿ por que le diste todo el dinero del presupuesto a la cárcel y no a la escuela?

– Amigo, de una cosa estoy seguro: a la escuela no voy a volver mas, pero a la cárcel nunca se sabe…

J.A.G

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: